Carlos Bruce Choque Mamani, “el niño riñoncito”, sufrió de una hidronefrosis severa en los riñones. Esta enfermedad le ocasionaba severos dolores al hacer sus necesidades e incluso al dormir.

A Carlitos se le practicó una complicada operación poco usual en un niño de 2 años y 6 meses de edad. Y ahora si puede sonreírle a la vida como cualquier niño de su edad, jugar, saltar y dormir sin sentir esos dolores que le duraban las 24 horas del día.